Visitar las Lagunas de Montebello, en el estado de Chiapas, nos garantiza algunas de las mejores experiencias turísticas que se pueden tener en México. En especial para los afectos al turismo de naturaleza resulta indispensable explorar este espacio silvestre generoso en estanques y cataratas. Se trata de cuerpos de agua abastecidos por el caudal del río San Vicente y en donde se puede contemplar la cascada Velo de Novia, misma que tiene una altura de 70 metros de altura. 

Aunado a lo anterior, el Parque Nacional Lagunas de Montebello tiene más de cincuenta pequeños lagos colmados de minerales y en un entorno de vegetación abundante. En las afueras del parque se ubica la comunidad de Tziscao, en donde se ubican zonas para montar campamentos, cabañas en alquiler y restaurantes de estilo rústico en donde se preparan los mejores antojitos de la región. 

Acapulco es otro de los mejores destinos turísticos que se pueden visitar en México. Es un centro de veraneo de enorme tradición con una gran infraestructura turística y una vida nocturna muy animada. Exitoso rincón turístico del estado de Guerrero, Acapulco cuenta con playas tan atrayentes como Icacos, Puerto Marqués, Revolcadero, La Condesa, Caleta, Caletilla y varias más. No menos interesante resulta su mercado popular, el Museo Fuerte de San Diego y el espectáculo de clavados de La Quebrada.  

Para alojarse en este destino vacacional del Pacífico Mexicano les recomendamos reservar en el famoso hotel Krystal Acapulco, uno de los mejores en la región. 

En el estado de Baja California Sur es fácil hallar lugares costeros de interés vacacional. Ese es el caso de Cabo Pulmo, zona de gran relevancia en la entidad para fines de veraneo. Allí se encuentran numerosas especies de plantas y animales de exótica estampa y en las profundidades marinas grandes arrecifes coralinos. Los visitantes podrán desarrollar actividades recreativas tan variadas como el kayakismo, remo, canotaje, pesca y buceo. 

Para quienes gusten del ecoturismo también tienen mucho para explorar en el entorno de la Cascada de Tamul, en el estado de San Luis Potosí, otro paraje silvestre de enorme potencial paisajístico. El paseo para admirar este notable cuerpo de agua se realiza a bordo de una lancha y cruzando un largo río.