Salvatierra se presenta ante la mirada de los viajeros como una ciudad de estilo colonial en donde hace mucho tiempo habitaron numerosos españoles. Este último detalle se hace patente en sus detalles arquitectónicos, sus señoriales viviendas y hermosas Iglesias por doquier. 

En sus inmediaciones silvestres, colmadas de arboledas, acontecieron eventos históricos muy relevantes para el desarrollo de la nación mexicana, como, por ejemplo, la contienda militar que protagonizó Agustín de Iturbide en el área del Puente de Batanes. 

En general, vale la pena visitar el pueblo mágico de Salvatierra, estado de Guanajuato, por sus templos de hermosa estampa, para mirar sus casonas de proyección novohispana, para dar gato paseos en sus apacibles arboledas y admirar el paisaje de este cautivador rincón guanajuatense. 

Justo a orillas del caudal del Lerma, río que corre por el valle de Huatzindeo, se localiza Salvatierra. Se trata de una localidad de origen español que se engalana con sus construcciones de estilo novohispano y porfiriano, así como también por sus admirables templos, portales y plazas. El mejor lugar para comenzar una excursión por Salvatierra es el Jardín Central o Plaza de Armas. Esta última cuenta con árboles podados de manera que luzcan variadas figuras geométricas. Cerca de allí se levanta la señorial Parroquia de Nuestra Señora de la Luz, templo al cual también se le conoce como Santuario Diocesano. Este último se perfila como un edificio sacro de barroco estilo en cuyo interior se atesora un altar neoclásico. El convento de la iglesia es ocupado actualmente por la Presidencia Municipal. 

También resulta imperdible para quienes visiten Salvatierra, destino recomendable también por sus  hoteles baratos, el Templo de Nuestra Señora del Carmen. Es una construcción sacra cuyos orígenes se remontan al siglo XVII, y por ello está considerada como la de mayor antigüedad en todo este pueblo mágico guanajuatense. No lejos de allí se levantan otros dos notables edificios, el Templo de San Francisco de Asís y el Templo y Ex Convento de las Capuchinas. 

Basta con avanzar un poco solamente para llegar al Mercado Hidalgo, el cual abrió sus puertas a inicios del siglo pasado. Tiene una fachada labrada en cantera y más de un centenar de comercios en su interior donde se expenden a precios muy accesibles variados productos. 

En las afueras de Salvatierra los visitantes hallarán el Ecoparque El Sabinal, sitio que cuenta con una privilegiada ubicación a orillas del Río Lerma. Las familias tienen en este lugar un campo propicio para desarrollar almuerzos campestres en sus cómodas palapas, mientras que los pequeños pueden divertirse en las distintas zonas con juegos infantiles que allí se han instalado. Por el hecho de que Salvatierra es un destino turístico que no requiere de una gran inversión para ser disfrutado, es posible reservar en hoteles excelentes que se ubican en sus zonas más atractivas, sin problema alguno.